Setenta Veces Siete, Dalmiro Saenz

$700

Cristiano atípico, francotirador del disconformismo, Sáenz dice que su arte se nutre de la injusticia y de la queja, y que en un mundo feliz no existirían los escritores. En Setenta veces siete, el autor despliega su carácter de observador profundo retratando criaturas solitarias, violentas, necesitadas de amor, desconcertadas frente a la injusticia y cautivas de la fatalidad. El amor y el odio, en sus manifestaciones más extremas, habitan estos cuentos escritos en una prosa seca, filosa, de palabras justas que les confieren una inconfundible identidad. El protagonista de este libro herético y violento, nos dice el autor, es Dios. Y está dedicado a "los que necesitan de su ausencia para confirmar su existencia". Para esos seres tristes y despojados son las palabras evangélicas. Pedro ha preguntado: "¿Cuantas veces pecará mi hermano contra mí y le perdonaré?", y Jesús responde: "No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete".

Compartir: