Ninguno es feliz, Patricio Eleisegui