Una intimidad inofensiva, Tamara Kamenszain