Tecnología, guerra y fascismo, Herbert Marcuse