ROSARIO, UNA CIUDAD ANFIBIA, AAVV