Tres impresiones, Mario Arteca