Nunca llegamos a la India, Juan Sklar