Golpe de Estado climático, Mark Alizart