Una pizca de maldad, Ah Yi