SOBRE LA FILOSOFÍA, Gilbert Simondon

$1.100

Para Gilbert Simondon, la filosofía posee una doble existencia que surge de una doble exigencia: ser reflexión absolutamente libre y a la vez estar firmemente asentada en las condiciones del mundo en que ella surge y que ayuda a construir. La filosofía tiene un vuelo y un suelo. De allí la doble vertiente de este libro: entre la creación de conceptos filosóficos nuevos y un recorrido de amplio alcance por la historia de los conceptos. 
En estos textos que van de 1950 a 1980, el proyecto es dar a luz a una epistemología generalizada de ambición enciclopédica, que sea respecto al mundo contemporáneo lo que fueron en la Antigüedad las teorías del saber y de la percepción (de los jónicos a los atomistas, pasando por eleatas, pitagóricos y estoicos, por Platón y Aristóteles), o en el mundo clásico las teorías de la acción, cuyo paradigma es el mecanicismo de Descartes y sus secuelas. 
Llegados al mundo moderno, lo que la antigüedad llamaba forma deviene información, el individuo deviene individuación, y la naciente cibernética ofrece claves insoslayables para la elaboración de una reflexión operatoria nueva en un universo técnico completamente transformado. Las nociones energéticas reemplazan a las determinaciones estructurales ancladas en un binarismo objeto/sujeto, saber/acción. La relación entre cibernética y filosofía debe ser pensada a fondo, y es a la vez el suelo que da a pensar. 
Con tal fin, un pensamiento que asuma el universo técnico actual deberá ser transductivo, y no podrá convertirse en una nueva escolástica. Envolverá necesariamente una ética correlativa, cuya luz tenue (pues Simondon nunca revela sin interponer un velo) puede llegar tanto de Epicuro, como de Lucrecio o de Spinoza, una ética basada en la serena aceptación de los límites energéticos, epistemológicos, afecto-motivacionales y operatorios de la vida.

 

Gilbert Simondon (1924-1989) hizo sus estudios en la École Normale Supérieure de París. Fue simultáneamente docente de filosofía y de física en un liceo hasta que en 1958 defendió su tesis de doctorado, que consistía en dos trabajos: La individuación a la luz de las nociones de forma y de información justo a su tesis secundaria Sobre el modo de existencia de los objetos técnicos. Ambas se publicaron en el mismo año. En 1963 fue nombrado profesor en la Sorbona, donde dirigió durante 20 años un laboratorio de psicología general y de tecnología.

Compartir: