Nuestros huesos, Marcelino Freire