No es así, Pablo Bernasconi