HASTA ENCONTRAR UNA SALIDA, HUGO SALAS