El cielo de Boedo, Daniel Durand

$540,00
  • Volcán Azul Libros Achával Rodríguez 244. Galería Barrio. Barrio Guemes. Local 15/16. Córdoba Atención especial Cuarentena: de lunes a viernes de 11 a 18 hs.
    Gratis

El cielo de Boedo es un poema en el que el sujeto se sustrae y en ese movimiento, generoso, al dar cuenta de lo que percibe, construye el libro; escrito con versos largos, plásticos, que forman bloques de texto. Los diferentes tonos del poema, su precisión y claridad, nos llevan a prestar atención a lo que el poema dice. ¿Y qué dice el poema? Que es verano, que es primavera, que es otoño, que es invierno y en el cielo luces, aviones, nubes, pájaros componen una ciudad palpitante. El poema atiende a este simple mecanismo y con una expresividad admirable construye una de las grandes obras de la literatura reciente. El cielo de Boedo es un poema para siempre.


// Sobre el autor:

Daniel Durand nació en 1964 en Concordia, provincia de Entre Ríos, donde vivió hasta los 19 años, edad en la que se mudó a Buenos Aires. Es poeta, fundamentalmente, aunque también se desempeña como editor: fundó la editorial Deldiego y la revista 18 Whiskys. Actualmente codirige la editorial Colección Chapita y el Taller Chapita donde se elaboran e imprimen diversas ideas editoriales.Publicó los libros de poesía La maleza que le crece (Amadeo Mandarino, 1997); El Krech (Deldiego, 1998); Segovia (Amadeo Mandarino, 1999); Vieja del agua (Deldiego, 2000); El Estado y él se amaron (Mansalva, 2006); Inquina se apila (Colección Chapita, 2008); Ruta de la inversión (Gog y Magog, 2009); Tengo una idea moteada de lo que soy (Belleza y Felicidad, 2010) y Petición y promesa (Belleza y Felicidad, 2010). Tradujo y editó a Delmore Schwartz, John Berryman y Tu Fu, entre otros. Es director de la Escuela de Poesía y Edición.Algunos de sus libros se han transformado en referencia inevitable de la producción literaria actual y en sus presentaciones en público se destaca como un orador de una voz y un estilo singulares.El cielo de Boedo fue editado por Gog y Magog en 2005.

Compartir: