Autorretrato en el estudio, Giorgio Agamben

$740

No solamente de lápices y bolígrafos vive quien escribe; los objetos son un museo de la memoria.

Todos los lugares que hemos habitado, todos los momentos que hemos vivido nos asedian, piden entrar. Las puertas del misterio permiten entrar, pero no permiten salir. Todos los lugares que hemos habitado, todos los momentos que hemos vivido nos asedian, piden entrar. Lo que tenemos –las costumbres, los hábitos, los recuerdos– es demasiado, ya no lo podemos tener. Mientras que nos parece que todas nuestras facultades disminuyen y languidecen, la imaginación crece con desmesura, ocupa todo posible espacio.

Compartir: