Universidad de la violencia, Micaela Piñero