Los restos del día, Kazuo Ishiguro