Toque de queda, Jesse Ball