Te convertí en literatura y encima te quejás, Boris

$500

La escritura de Boris se te cruza en el camino como un artefacto que recién llegara al mundo. Es una lengua que habla sin preocuparse por su historia, que nace con el presente y se esfuma con él, una lengua ingenua que transforma la ingenuidad en una virtud, en un procedimiento: ingenua es la que todo el tiempo está sorprendida porque no está cargada de lenguaje, es la perfecta aprendiz, la que siempre está llegando al mundo como a la mejor fiesta porque toda fiesta es la primer fiesta a la que se cae. En general ese despojo suele entenderse como un sacarse de encima La Literatura; ya se sabe, está la vida, que es como una rave con pastillas en la que el cuerpo sólo entiende de luces y sonidos y el único signo que se trafica de una piel a otra es el glitter, et tout le reste est littérature. Sin embargo, el libro, desde el título mismo, da cuenta de lo que quiere ser: literatura, transformación del otrx, cualquier otrx, en literatura. 

Compartir: