Post-crucifixión, la última resurrección del rock argentino, César Martín Pucheta