MODELO VIVA, DULCINEA VIVA

$600

Desplegados en ese espacio híbrido en el que se entrecruzan la ficción, el diario y la crónica, los treinta capítulos que componen este Modelo Viva de Dulcinea Segura nos proponen asomarnos al universo del desnudo artístico y la vida de los ateliers de Barcelona. Un mundo de poses y silencios que se desliza entre la fantasía y el arte, en el que la modelo protagonista deja ver en carne viva el contraste entre sus horas quietas de posado y la actividad bulliciosa de sus pensamientos, sus pudores, sus emociones y erotismo.

La A toma el lugar de la O en esta modelo vivA, mujer vívida e intensa que se planta en sus días con la misma firmeza con que se expone en la tarima de cualquier centro de arte ante la mirada de los otros, y desde esa posición de fragilidad aparente se interroga, incomoda, lacera.

Modelo viva, mujer protagonista sin nombre que se expresa desde su corporeidad y que bulle piel adentro como la lava de un volcán oculta en la quietud de cada pose.

¿Es lo mismo el desnudo que la desnudez? Dicotomía que nos parece plantear la protagonista mientras pone el cuerpo en unas sesiones de posado en las que ella misma se vuelve desnudo en tanto corporeidad yacente e inmóvil  y también, en tanto sujeto en permanente movimiento interno, se vuelve desnudez carnal y ofrenda erótica -y emocional- a la intemperie.

El erotismo, Egon Shielle, Auguste Rodin o Gustav Klimt parecen flotar en las salas de arte en las que todo pasa mientras nada en apariencia sucede, con la cadencia de las pinceladas y esa respiración que se contiene, igual que se contienen las historias.

Mara Laporte

Compartir: