LO CONTRARIO DE LA SOLEDAD, Marina Keegan