Freshy, Deivbeat

$400

Deivbeat camina en los márgenes que dividen la cultura hip hop de aquello que podríamos llamar arte contemporáneo en un sentido amplio: en sus rimas siempre encuentran lugar la vida moderna, la filosofía, el cine y otras ramas humanísticas que se conectan entre sí formando nodos de sentido. Esa poética lo aleja de las temáticas tradicionales que suelen abordarse en el género y él sabe muy bien que desde allí lanza su mensaje. No es casual que comience uno de sus textos/canciones con un statement en el que asegura que escucha “entrevistas a Melero”, uno de los artistas argentinos más conscientes de su propia obra.
“Nunca necesité disfraces/ Las acciones en la vida son el único mensaje/ Buena suerte en tu viaje”, podemos leer en otro pasaje, una declaración de principios con la contundencia de un haikú. Y siempre con la vista hacia adelante, los puños en alto, porque el futuro es el único horizonte posible y el pasado un placebo para los nostálgicos: “Errores de la vida no se borran con el UNDO/ ---YOH Me fabriqué mi propio rumbo/ Golpeando súper fuerte como puño de Jeet Kun Do”.
Freshy es una pequeña pero representativa muestra del Universo Deivbeat, en el que el rap es una vía de comunicación para hablar de muchas cosas. Y si no te cierra mejor abrite, no pierdas tu tiempo, porque él seguirá adelante como un elefante: “A los haters solo les tipeo LOL/ Escriben de penas y no sienten el dolor/ El que agita por la redes, no es un gánster es un troll”.

José Heinz

Compartir: