A cada uno su propia muerte, Veit Heinichen